La kokedama no requiere maceta, tan solo necesitan un lugar luminoso, sin sol directo. El riego se realiza por inmersión, lo que ayuda a ahorrar una cantidad importante de agua. Cuando se nota que la bola pesa poco hay que sumergirla en un recipiente con agua durante aproximadamente 30 segundos o hasta que dejen de salir burbujas, se deja escurrir y se vuelve a colocar en su sitio. Para lograr una mejor conservación aconsejamos pulverizar el musgo periódicamente y diluir abono líquido en el agua cuando se sucedan los cambios de estación.

Cuando se nota que la bola pesa poco hay que sumergirla  en un recipiente con agua durante aproximadamente 30 segundos o hasta que dejen de salir burbujas.

 

Cuida de tu Kokedama

Para lograr una mejor conservación aconsejamos pulverizar el musgo periódicamente y diluir abono líquido en el agua cuando se sucedan los cambios de estación.

1. Colócala en un lugar con buena luz sin exponer directamente al sol.

2. Pulverízala con agua para mantener la humedad.

3. Riégala por inmersión.

4. Protégela de focos de calor, frío y corrientes de aire.

PlatodeMusgo

 

Cómo regar nuestra Kokedama

El riego se realiza por inmersión, lo que ayuda a ahorrar una cantidad importante de agua.

1. Sumergir la bola de musgo en un recipiente con agua. El agua debe tapar la bola de musgo.

2. Dejar unos 30 segundos hasta que el agua no haga más burbujas.

3. Retirar del recipiente y dejar caer el excedente de agua.

4. Depositar en el lugar elegido.

Compartir: